Mientras Escribo

Es casi seguro que reconociste al maestro del terror, Stephen King. Pero este libro no tiene ni un ápice de horror (así es que no temas).

“Mientras Escribo” de Stephen King, es un libro escrito inspirado en tí, para aportar valor a tu vida.

Por un momento King abandona su escalofriante mundo terrorífico para contar su propia historia y puedas ingresar a su mundo.

Al mundo de las letras, las historias, la imaginación. A esa forma valiente de ganarse la vida. También te lleva a recorrer su vida personal, hacia un camino repleto de sangre, sudor y lágrimas(literalmente) . 

Con el único deseo de ayudarte.

Y te aferres con todas tus fuerzas a tus sueños, porque tarde o temprano si tu deseo es muy fuerte y trabajas con loca obsesión, va a ser real. Esa es la promesa de la primera parte del libro.

Ser escritor es una suma de ambición, ganas, suerte y un poco de talento.

La segunda parte es un regalo atesorado para las personas que quieran emprender en la escritura o para aquellas que aman la literatura y quieran comprender qué pasa por la cabeza de un escritor al momento de soltar toda su genialidad.

Esta parte es un pasaporte al país del lenguaje. King se revela y aterriza las letras a un terreno más humilde, sencillo y simple. Quitándole saco, corbata y esa pulcra imagen de seriedad que por muchos siglos aprisionó a las letras.

Explorando la formación de un escritor.

¿Para esto he nacido?

La mayoría de personas ha renegado de su existencia y se ha planteado esta pregunta en algún momento de su vida. Stephen King no fue la excepción, ya sabrás porqué, continua leyendo.

Imagínate a un niño atrapado por sus más terribles pesadillas. Obligado a convivir entre médicos y sus tortuosas agujas, nanas malvadas, un padre invisible y una madre casi ausente. Despertando dolores que a su corta edad, ni sabía que existiera.

Para rematar no tenía siquiera el consuelo de un televisor (o tal vez fue una bendición) lo cierto es que encontró su refugio en las historias de terror y ficción. Tenía bloques de libros e historietas en su cuarto que alimentaban su infancia y su imaginación.

Stephen, tu cuento merece publicarse. Nada se compara a la felicidad que sentí al escuchar esas palabras.

Desde niño empezó a escribir y vendía sus pequeños cuentos espeluznantes a los niños de la escuela. Los dejaba encantados. Pero siempre existen adultos de bien, esos “correctos” que hacen avergonzar al talento y lo castigan.

Ahora, detente un instante y has que transcurra una década en tu mente e imagina a un par de jovenzuelos(Stephen y Tabby) con dos hijos que proteger y atrapados en un juego implacable de sobrevivencia. Él trabajando en una lavandería, Ella en Dunkin Donuts, sin saber que más hacer para salir de la pobreza que los golpeaba fuerte, sin piedad.

Años despues King trabaja como profesor  y en sus ratos libres escribía y escribía desesperado. Uniendo las ideas que un buen día sacudieron su cabeza en aquella lavandería, reprimiendo un ¡Eureka!

Sin saber que la historia que está pariendo su mente (Carrie) le abrirá las puertas a la literatura o quizá lo intuía. Ese fue el camino de  Stephen King, un hombre bueno, que se colgó de sus sueños desde muy pequeño.

Un emprendedor como tú, que no se dejó derrumbar por todo ese ciclón de problemas y circunstancia que hubiese enterrado su sueño.

Y que tuvo el apoyo de su amada Tabby, quien creía firmemente en él y respetaba la escritura como una profesión y además, alguien debía sacrificarse por alcanzar el sueño que compartían juntos. En parte ella se reflejaba en él(eso creo)

Si logras leer esta primera parte te darás cuenta que existen muchas lecciones que rescatar y te van a dar fuerzas para empezar a escribir tu historia y creer en tu talento. Porque una fuerza bendita te lo da, es tu labor pulirla hasta hacerla brillar.

Si quieres ser escritor, los libros deben convertirse en la sangre que bombea tu vida.

¿Quieres aprender a escribir como los genios?

Si eso quieres, el libro de King no tiene la receta. Nadie la tiene.

Pero si quieres ser un buen escritor, debes leer con todos tus sentido la segunda parte del libro. Porque no hay escritor que antes no haya sido un adicto a la lectura.

Lee, lee mucho, pero lee libros buenos, aunque los libros malos te pueden ahorrar tiempo y dinero perdido en un taller de escritura.

Es ilusorio ponerte a escribir sino eres un buen lector, sería como engañarte a ti mismo. Porque es así, un escritor despierta leyendo, come leyendo y hasta sueña leyendo.

Lo cierto es que el arte de escribir, nadie te lo puede enseñar mejor que un libro.

Existen escritores malos, buenos y lo genios. No hay fuerza humana o sobrehumana que pueda convertir a un escritor malo en uno bueno, pero si convertir a un escritor decente en buen escritor. Ese es el límite.

A los genios déjalos tranquilos.

Tampoco hay un depósito de ideas enterrados en ninguna parte. Las buenas ideas surgen de la nada, hasta aterrizar en la cabeza del escritor, de repente se juntan dos ideas que no habían tenido ningún contacto y ¡zas!, procrean  una historia nueva.

El trabajo del escritor no es perseguir las ideas, sino reconocerlas y estar preparado a recibirlas cuando aparezcan.

Escribir es humano, editar es divino

Los 6 misterios de Stephen King, para que mueran tus lectores mientras escribes: 

  • Primero, se humilde. empieza poniendo el escritorio en una esquina y, a la hora de sentarte a escribir recuerda que la vida no está al servicio del arte, sino al revés.
  • Segundo, escribe con seriedad. Sino eres capaz de tomártelo en serio, dedícate a otra cosa, escribir no es igual a lavar tu auto o ponerte rímel. Piensa que tu función es hacer olvidar al lector que está leyendo una historia.
  • Tercero, enciérrate. Es vital escribir a puerta cerrada, déjate guiar de  tu musa o muso, recibe las ideas que salen de tu imaginación y escribe, confía en tu historia. Cuando termines ya podrás dejar la puerta abierta.
  • Cuarto, ordena tu caja de herramientas. El orden facilita el proceso de escribir. Tu caja de herramientas debe tener 3 o 4 niveles y en la bandeja superior debieran estar las herramientas más normales para un escritor. Ahí pondrás al  vocabulario y  a la gramática.

La bandeja de abajo corresponde a los elementos estilísticos, empezando por reglas muy básicas como la formación de posesivos y la colocación de las partes esenciales de la frase.

La caja de herramientas del escritor es digna de un capitulo bien descrito por King y que comprenderás mejor si lees el libro.

Se puede construir una casa con palabras, eso es magia e imaginación. Una cualidad básica en un escritor.

  • Quinto, Lee. Cuando lees entras al país de los escritores , la lectura constante te lleva a un lugar donde se puede escribir con entusiasmo y sin complejos. Cuanto más leas menos riesgos tendrás de hacer el tonto con un bolígrafo o un procesador de textos.
  • Sexto, escribe. Escribe lo que quieras mientras cuentes la verdad y, añádele tu experiencia personal. La amistad, las relaciones humanas, el sexo y el trabajo. A la gente le encanta leer sobre el trabajo, no sé por qué pero es así.

Y son más los secretos que vas a encontrar en el libro”Mientras Escribo” de Stephen King, útiles en este siglo donde la palabra es el rey, estoy segura que te ayudará de alguna forma a mejorar tus publicaciones y la primera parte, si es puro nitro para quien no se atreva a emprender.

Ya ves, este es un libro bueno como el autor.

¿Te gustó? espero que sí. Antes de terminar, te recuerdo si quieres recibir chispazos de nuevos libros directo a tu correo y tengas conocimientos más amplios, antes de invertir en un libro. Sucríbete al blog.

Buenos libros para ti 😉

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s